Noticias

Los Mochis, Sin.- El dirigente nacional de la Central Unitaria de Vivienda
César del Pardo Escalante, señaló que el problema de las invasiones se
recrudecerá en los próximos meses ya que son alrededor de 5 millones
de viviendas abandonadas en el  país y demasiadas las carencias y
demandas de la población.

Indicó que esta misma semana se buscaría una reunión con Infonavit y
Conavi con la intención de que implementen un programa y mecanismos
de financiamiento para ir atenuando el problema de las casas
abandonadas, de las que en Sinaloa existen alrededor de 135 mil.
Dijo estar optimista en cuanto a los posibles resultados de esta
convocatoria y la idea es que toda la gente que tenga necesidad de
vivienda, justificada con un estudio socioeconómico, pueda adquirir
vivienda a bajo costo.

Señaló que en el país existen muchos municipios que tienen inmobiliarias
municipales, en Sonora  Hermosillo y Guaymas, y en Sinaloa esta
Mazatlán, Culiacán y Los Mochis, en donde existen alrededor de 7 mil
casas abandonadas.

Sin embargo desatacó que ninguno de los municipios  ha querido usar
esa figura legal para tratar de resolver esta situación.
A lo máximo que se ha llegado en Los Mochis, dijo, cuando se presentó
un problema de pago del predial de las viviendas abandonadas, la
pasada administración negociaron con el Infonavit para que le pagara
con casas y esas casas en lugar de hacerlo transparente se la dieron a
algunos líderes creyendo que con eso resolverían el problema de las
invasiones.

Hay opacidad en el manejo del ayuntamiento, debe ir con la verdad y no
andar entregando casas y terrenos a líderes como es el caso de Haydé
Soto, de quien dijo tener pruebas de que así se hizo; el mensaje que
están mandando es de complicidad y corrupción toda vez que no hay
limitaciones en cooptar líderes en aras de controlar el movimiento de las
invasiones y la salida no es esa.

“Por ejemplo el año pasado hubo 400 casas que fueron embargadas en
el municipio que si se hubieran puesto a disposición de la gente de
escasos recursos económicos sustancialmente habrían bajado el
conflicto de las invasiones”.

En Los Mochis hay 2 mil 500 casas invadidas y todavía quedan 4 mil por
invadir, y seguramente se verá recrudecido el problema por las mismas
necesidades de la población.

Reiteró  que en este año y el que viene se verá un aumento en las casas
invadidas, el problema es tan grave que en una coyuntura electoral, el
gobierno federal se verá obligado a darle salida a este problema.

Back to top button