Sin categoría

“CHEMA” LEAL RECIBE RECONOCIMIENTO A SU TRAYECTORIA

Billy Chapman le entrega una placa como ciudadano distinguido

Sindicatura Heriberto Valdez Romero, Ahome, 1 de mayo de 2019 (IMDA).- El
legendario exjugador profesional e ícono del béisbol en el municipio de Ahome,
José María “Chema” Leal, recibió un merecido reconocimiento de manos del
presidente municipal, Manuel Guillermo Chapman Moreno, durante la sesión
solemne de cabildo que se desarrolló en esta sindicatura.

“Chema” Leal fue uno de cuatro personajes reconocidos como ciudadanos
distinguidos, en su caso por su aportación al béisbol en el municipio de Ahome,
como jugador e instructor durante décadas. Los otros son Anastacio Alcaraz
Armendariz por su labor altruista al servicio de la comunidad de la sindicatura,
Alma Dolores Verdugo por su incansable labor en actividades artísticas y culturales,
y el profesor Doroteo Mendívil Chaparro en el ámbito educativo.

Visiblemente emocionado, “Chema” Leal agradeció la distinción de que fue objeto.
“Quiero agradecer a quienes han hecho posible este reconocimiento, tengo
muchos años ayudando a los niños y ojalá y Dios me dé la oportunidad de seguir,
aunque sea unos diez años más”, dijo Leal Real.

“Es un orgullo para mi haber dado el primer jonrón en el estadio (Emilio Ibarra
Almada) viejo, también tuve la suerte de apagar candilejas y de ser también el
primer bateador del nuevo estadio. Ya tumbé uno (estadio), a ver si tumbo el otro”,
agregó el gran “Chema”, entre las risas de los asistentes.

Durante la sesión de cabildo el presidente Billy Chapman hizo entrega de una
ambulancia nueva y equipada para servicio gratuito a la población, y de un equipo
de banda de guerra consistente en seis tambores y seis cornetas para los
estudiantes de la Escuela Secundaria Técnica 12.

HISTORIAL DE “CHEMA” LEAL
El paso de “Chema” Leal por el béisbol data desde 1956 en su participación con el
equipo de Cohuibampo en la Liga de Beisbol de Primera Fuerza Guillermo Macías, y
luego jugó a ese mismo nivel en la Liga Municipal, ya que aún no existía la Liga
Clemente Grijalva.

Debido a sus buenas actuaciones, sobre todo como lanzador, recibió invitación
para jugar en la Liga del Noroeste con el equipo de Tecuala, donde tenía un sueldo
de 12 pesos diarios en 1958.

Su siguiente paso fue la incursión en la Liga Peninsular con la escuadra de Campeche, y al terminar regresó a la Liga Municipal en la campaña de 1960-61, quedando campeón con el equipo de El Macapul. Ahí fue visto por “Memo” Garibay y Armando Balderrama, quienes lo invitaron a jugar con los Cañeros de Los Mochis para la campaña de 1961-62. Fue el inicio de una carrera en la pelota invernal mexicana donde siempre defendió la causa verde.

Concluida esa primera temporada en la pelota de paga, fue a jugar a Liga Mexicana
de Beisbol con los Petroleros de Poza Rica, la única franela que vistió durante 14
años.

Es decir, en su paso por el profesionalismo solamente jugó para los esmeraldas en
LMP y para Poza Rica en LMB.

En 1962 también participó en la Liga Petrolera con Las Choapas, antes de hacerlo
con Minatitlán, y para el siguiente año regresó a la Liga del Noroeste con Tepic.
Fue el año en que volvió a la Liga Mexicana del Pacífico para conectar el famoso
primer cuadrangular de un Cañero en el entonces nuevo estadio Emilio Ibarra
Almada.

Su camino por los verdes terminó en 1971 y, tras jugar dos años más en la Liga del
Noroeste, empezó su carrera como manager hasta llevar al campeonato a los
Cafeteros de Tepic.

“Chema” Leal empezó su carrera como lanzador, pero “Memo” Garibay le miró
tantas facultades con el bat y con el guante, que le sugirió jugar en los jardines,
principalmente el derecho.

Al dejar el béisbol profesional atrás, “Chema” Leal se empleó como instructor de
béisbol en la Universidad de Occidente, a la par con la Liga de Ahome, donde fue
parte muy importante en la formación de grandes jugadores como Saúl Soto, a
quien considera su mayor orgullo, Heriberto Ruelas, Carlos López, José de Jesús
Muñoz, Carlos “Pochas” Orrantia, Esteban Haro, Salvador Robles, entre muchos
otros.

“El béisbol me dejó un montón amigos, dinero no, porque no te pagaban bien
como ahora, pero tengo la satisfacción que muchos jugadores con los que trabajé
me miran con mucho respeto”, dijo el exjugador.

“Chema” Leal destaca entre sus innumerables amistades a Benjamín “Papelero”
Valenzuela, fallecido hace unos meses.

“El ‘Pape’ y yo no fuimos amigos, fuimos hermanos”, dijo con nostalgia el gran
“Chema” Leal. “Estuvimos juntos 61 años, él ha sido lo más grande que he tenido
en mi vida dentro del beisbol, me enseñó muchas cosas, también me regañaba, es
alguien a quien llevo en lo más profundo de mi corazón”, finalizó.

Back to top button