Noticias Locales

Corrupción y complicidad asfixian cárceles: Quirino Ordaz

Información: El Universal
El gobernador Quirino Ordaz advierte que la corrupción y la complicidad que hay en los penales de Sinaloa se puso en evidencia con la fuga de Juan José Esparragoza Monzón, el mes pasado, de la cárcel de Aguaruto, en Culiacán.
En entrevista con EL UNIVERSAL, el priísta reconoce los altos índices de pobreza que tiene la población sinaloense, que no concuerdan con el potencial y el desarrollo que muestran sectores como el pesquero o el agrícola.
El gobernador desestima que las decisiones de la administración del presidente Donald Trump afecten al campo sinaloense. Agrega que sus productos son de alta calidad y que los más perjudicados serán los ciudadanos de Estados Unidos.
En lo político, el mandatario estatal alerta que la crisis de imagen del gobierno impacta en los resultados de una elección. Sin embargo, dice que la unidad y la cercanía con el ciudadano serán cruciales en 2018. “El voto duro no es suficiente”, estima Ordaz Coppel.
Rehúye hablar de candidateables en el PRI, pero dice que tiene que ser alguien que no tenga “negativos” ante los ojos del electorado.
El próximo año Mazatlán será sede del Tianguis Turístico, y para Quirino Ordaz se trata de que se den a conocer sus destinos para visitantes.
“Tenemos que trabajar mucho en el embellecimiento de los atractivos turísticos. Tenemos pueblos mágicos y vamos a apostar a eso. Pero debemos desarrollar la infraestructura. Lo que sí digo es que la gente está muy entusiasmada en la entidad. Muchos no nos conocen y ahora será una oportunidad para que lo hagan. Esto va a ser un gran detonante de la economía”, asegura.
Sinaloa es el granero de México, ¿hay amenaza de las decisiones que está tomando el presidente Donald Trump?
—Sinaloa se ha distinguido por ser un gran productor de hortalizas. Tenemos mucha fortaleza y grandes retos porque contamos con un modelo que ya está agotado y necesitamos nuevas vías para que el estado vuelva a recuperar el liderazgo que tuvo en este sector.
Va a depender de las negociaciones, pero los americanos nos necesitan mucho, ocupan nuestros productos y creo que esa es nuestra gran fortaleza.
Además, nos estamos diversificando a otros mercados, como el nacional, que es muy importante en
consumo. Creo que la calidad de Sinaloa es muy alta y eso nos hace muy competitivos.
¿No representa una amenaza Donald Trump?
—Habrá que estar atentos. Confiamos en la negociación del gobierno federal. Ellos tienen muy clara la voz y la necesidad de este gran sector de la economía y habrá un gran punto de acuerdo en el que no haya afectación.
Insisto, tienen necesidad de nuestros productos y saben que hay calidad y competitividad, por lo que de alguna manera se les van a generar muchos problemas a ellos.
¿Están listos ante lo que viene con Estados Unidos?
—Estamos preparados, atentos, listos, no dejamos de trabajar. Y estamos abriendo otros mercados.
En seguridad lleva usted tres meses y ya una fuga de un penal, ¿cómo está la situación?
—Sinaloa tiene un problema importante en materia de seguridad. Es un tema muy sensible. Es un gran reto y es fundamental el trabajo coordinado con las diferentes autoridades federales. Estamos muy de la mano trabajando con ellos. Tengo clara la responsabilidad y no podemos cruzarnos de brazos.
El reto es construir una policía cercana a la gente, confiable, capacitada y equipada. Pero es un proceso de tiempo y de recursos. Hemos recibido un apoyo fundamental de las Fuerzas Armadas para enfrentar ese problema. Pero hay conciencia de la ciudadanía y mucha participación.
El objetivo es echarnos para delante y avanzar. Es una tarea que debe darse gradualmente y ahí es importante el apoyo de las Fuerzas Armadas.
La fuga de Juan José Esparragoza Monzón fue un campanazo…
—Sí, es una llamada de alerta y también, ¿qué te demuestra? Que hay complicidad, corrupción y las condiciones de los penales es un tema en el que no se ha apostado ni se le ha puesto la suficiente atención, lo digo históricamente también, por los gobiernos locales.
Debe haber una revisión muy bien de los mecanismos de coordinación, el tema de los reos federales de alta peligrosidad que se tienen en los centros penitenciarios locales y ver, con todo el respeto que merece, las razones en el Poder Judicial de los amparos, del tiempo, que sean más expeditos en sus respuestas.
Con la PGR, la parte de ayudar a sustentar y fundamentar los criterios ante los jueces, porque son penales que no tienen la capacidad para tener reos de esa envergadura.
Es oportunidad para meternos en tecnología, reforzar la vigilancia y pagar mejor a los vigilantes, porque ganan muy poco y son muy vulnerables en su función, están muy expuestos.
¿Cómo combatir la pobreza en Sinaloa?
—Sinaloa es un estado con orientación estratégica, privilegiada por su campo, la pesca, la ganadería, el turismo. Pero hay un nivel de pobreza. Tú vas a la sierra y ves los campos pesqueros, las condiciones son de mucho rezago y marginación que no corresponden con la fortaleza y capacidad que tiene la entidad. Lo que necesitamos es trabajar de la mano con el sector empleos, pero trabajo mejor pagado.
¿Cómo ve al PRI rumbo a 2018?
—A nosotros nos fue muy bien en Sinaloa. Depende mucho de la situación en cada entidad, porque cada estado es distinto y depende mucho del trabajo del candidato, la imagen que se tiene del gobierno en el momento, pero yo apuesto más a la unidad que haya en los distintos grupos.
No es suficiente lo que te da el voto duro, tienes que ir a la ciudadanía y los candidatos tienen que ser muy cercanos a la gente. Algo importante es no tener negativos y eso te ayuda a generar credibilidad con los ciudadanos. Así es que depende de las circunstancias y el momento, y de la garra y empuje del candidato, hay que ser muy entrones.
Vicente Fox no da por muerto al PRI en 2018…
—Yo veo a un PRI sólido, fuerte, que tiene una estructura y capacidad de organización probada, pero no es suficiente. Hoy se requiere mucho del encuentro con la ciudadanía y eso depende del trabajo que hagan los candidatos y que se desburocraticen y estén ahí en la calle, haciendo su tarea de gestoría que se dejó de hacer. Eso va a hacer al PRI más fuerte y es el gran reto que tiene por delante. Hay que ver qué quiere la gente, un diálogo directo, franco, sin rigideces, lo importante es ser muy fresco.
¿Cómo ve a Osorio, Videgaray, Nuño? ¿Quién le late?
—Aún le falta mucho tiempo a eso, todavía le cuelga. Hoy lo importante es cumplir, pues la gente está harta de promesas que no se concretan. Dar valor a la palabra, lo que dices, cúmplelo.
¿Tiene gallos suficientes el PRI para enfrentar 2018?
—El PRI tiene una baraja muy amplia, si algo lo ha distinguido siempre es la gran fortaleza, hay gente capaz, brillante y en su momento el partido tomará su decisión.

Pero es necesaria la unidad…
—La unidad es fundamental, pero se necesita ir más allá, teniendo esa base de unión.
Y siempre habrá dolidos…
—Bueno, pero ese es el arte de la política. Lo importante es que hay espacios y oportunidades que se pueden dar y creo que eso es lo que ha dado fortaleza al PRI.
Pero veo que el reto está en la calle, con la gente, no en las oficinas, sino en la colonia, el mercado, recoger las necesidades de los ciudadanos. Lo importante no es estar encerrado, sino ver, vivir, sentir, conocer las necesidades reales, porque si no luego te crees lo que te dicen alrededor.
¿Qué opinión tiene de Andrés Manuel López Obrador y de los panistas Margarita Zavala, Ricardo Anaya y Rafael Moreno Valle?
—Yo respeto mucho.
Pero como diría el propio Andrés, “con todo respeto, qué piensa…”
—Jajajaja, pues yo te diría que es muy fácil, en la condición en la que están, estar hablando y opinando.
La crítica es buena, pero me parece que es muy fácil hablar y decir sin tener a veces las bases, el conocimiento y, sobre todo, las limitaciones que se tienen. El reto de gobernar está mucho más allá de dar expresiones tan a la ligera, tan fáciles. A ver, siéntate, y ser gobernante, qué representa tener esa capacidad para poder enfrentar.

Información: El Universal

Back to top button