Sin categoría

DIVERSIFICAR, LA CLAVE PARA MEJORAR RENDIMIENTOS Y PRODUCTIVIDAD

El Valle de El Carrizo cuenta con las condiciones óptimas de clima y suelo, para la
implementación del cultivo de girasol ya que por su rendimiento y bajo costo de
producción, es una opción productiva para los productores luego de que el trigo ha
dejado de ser una opción rentable.

Nemecio Castillo Torres, investigador de INIFAP, señaló que la siembra de semilla
de girasol con fines de comercialización para la industria aceitera, presenta
ventajas competitivas de frente a otros cultivos como lo es el bajo uso de agua de
riego, no tiene plagas que bajen su rendimiento de manera significativa y, además,
el bajo costo de producción por hectárea representa un atractivo de frente a
cultivos tradicionales como el trigo y el maíz.

“Es un cultivo que requiere poca agua menos que el trigo, 30 o 40 por ciento
menos que el trigo, es un cultivo rústico que se adapta bien a las condiciones del
suelo, y a las condiciones del clima que tenemos prevalecientes”.

Como parte del proceso de inducción de nuevas opciones productivas, este
martes se llevó a cabo una reunión con productores de El Valle de El Carrizo ante
quienes se les presentó la opción de siembra de semilla de girasol.

Entre las ventajas competitivas de dicho cultivo, precisó el jefe de Innovación
Tecnológica de la Secretaría de Agricultura y Ganadería, José Alfredo Gerardo, se
tiene que la semilla de girasol actualmente tiene una alta demanda por la industria
aceitera lo que garantiza su comercialización.

El especialista del INIFAP, Melecio Castillo, precisó que los costos de producción
de la semilla de girasol oscilan entre los 12 a 15 mil pesos por hectárea con
rendimientos de 2.5 a 3.3 toneladas teniendo un valor en la industria aceitera de 8
mil 500 pesos por tonelada el ciclo 2016-17.

Back to top button