Noticias

Doña Josefina y don José, dos artesanos sinaloenses que nunca soñaron estar en El Vaticano

*Fueron invitados por el Gobierno del Estado para participar en la muestra
cultural y gastronómica en la Santa Sede

Roma, Italia.- Doña Josefina, a sus 75 años, y don José, a sus 60 años, nunca se
imaginaron, ni lo soñaron jamás, que el dedicarse a elaborar artesanías en sus
humildes viviendas, ya sea para regalarlas a sus familiares o venderlas para ganar
unos pesos, les iba a permitir entregarle en sus propias manos una de sus
creaciones al mismo Papa Francisco, quien las recibió con una gran sonrisa llena
de afecto y luego se fundió en un abrazo con estos dos sinaloenses en la santa
sede de El Vaticano.

“Nunca me imaginé que por estar haciendo artesanías vendría a conocer al Papa
y entregarle un portavasos que yo misma elaboré”, dijo emocionada doña Josefa
Rodríguez Vizcarra, quien hace 75 años nació en la pequeña comunidad serrana
de San José de las Bocas, Cosalá, y quien desde hace 60 años se dedica a
elaborar bordados y artesanías, las cuales, dice con orgullo, nunca ha vendido,
sino que las hace para regarlas a las familias de sus 13 hijos.

Doña Josefina reveló que nunca en su vida se había subido a un avión, y luego de
un vuelo trasatlántico de 12 horas se reencontró en Italia, con la señora Rosy
Fuentes de Ordaz, a quien conoció cuando la esposa del gobernador realizó una
visita a la Casa del Anciano en Cosalá. “No más me vio aquí y me dijo: Doña, y me
abrazó otra vez”.

Para don José Urcino, de 60 años edad, quien ha dedicado más de la mitad de su
vida a elaborar artesanías en madera tallada en su modesto taller en Mochicahui,
El Fuerte para sostener a sus cuatro hijas, entrar al Vaticano y conocer al Santo
Padre fue una experiencia indescriptible.

“Sentí un emoción inigualable, jamás había sentido esa vibra, al entrar al Vaticano
sentí algo en mi cuerpo, se me enchinó la piel, y se lo dije a la señora Rosy, y me
dijo que ella sentía lo mismo”, recordó.

También don José le hizo un regalo al Papa Francisco, una paloma tallada en
madera de cedro, que puso en las manos del Santo Padre, quien reflejó una gran
felicidad en su rostro al tiempo de agradecer el regalo.

Don José tiene 34 años de trayectoria como artesano, y ha participado en muchos
eventos culturales y muestras artesanales dentro y fuera de Sinaloa, al grado de
que sus obras son comercializadas en la Ciudad de México y hasta en el
extranjero, pero al igual que doña Josefina, nunca imaginó que esta actividad, la
cual emprendió por su gusto al arte y la necesidad de llevar el sustento a su
familia, le permitiría ésta, que dijo, ha sido la mayor satisfacción de su vida.

Ambos artesanos agradecieron infinitamente al gobernador Quirino Ordaz Coppel
la oportunidad de este viaje, así como a la señora Rosy Fuentes de Ordaz, con
quien compartieron esta inolvidable experiencia.

Back to top button