Noticias Locales

El Triste Revés para Merary.

Más allá de ser una diputada improductiva, quizás por la falta de capacidad, su actuar político bajo las órdenes del siniestro Senador Rubén Rocha, continúa exhibiéndola como intolerante, impulsiva, violenta y conflictiva, enemiga de su propio género, de las mujeres, actuando con saña, en contra de quienes considera sus rivales políticos…

Especial.- Desde el 1 de septiembre de 2018 que entró en funciones la LXIV Legislatura, Merary Villegas Sánchez, diputada por el distrito 7 de Culiacán, diez meses después de estar como representante de los sinaloenses, no ha logrado presentar una sola iniciativa propia… las 20 que tiene presentadas, 15 han sido en grupo y 5 de manera adherente, osea, que la propuesta fue presentada por otro legislador y ella únicamente solicitó adherir su firma.

Dejando el tema de su ineficiencia e improductividad legislativa, o de haberse olvidado de sus representados, hay algo más lastimoso en lo que se ha ensañado en las últimas semanas, el golpeteo político, para favorecer las aspiraciones de su amo y patrón, el siniestro Senador Rubén Rocha Moya.

Incluya a quien incluya, sea a quien sea, la orden es, actuar con las vísceras en contra de sus adversarios políticos, aun cuando en la realidad, empiezan a sepultarse políticamente tanto uno como el otro.

Uno de los temas que más llamó la atención de la “flamante” legisladora Merary Villegas, fue su actuar sobre el tema del matrimonio igualitario, algo que debió analizarse y comentarse en el congreso local, sin embargo su intromisión llegó a tal grado que, causó una división interna en el grupo parlamentario de Morena, debilitando drásticamente a su líder de bancada, la diputada Graciela Domínguez Nava.

Hasta el momento, no hay ningún solo legislador federal, local, ni alcalde, que cuestione las preferencias ideológicas o sexuales de Villegas, tal y como ella misma lo ha hecho públicamente, en contra de quienes no votaron a favor del matrimonio igualitario.

Llegó a tal grado su molestia, de que en Sinaloa los homosexuales y las lesbianas, no pudieran casarse legalmente, que el 18 de junio, visiblemente molesta, declaró a algunos medios de comunicación que Morena, expulsaría a los diputados que votaron contra este tipo de matrimonios.

Ahí mismo ajustició a los morenistas Fernando Mascareño, Mariana Rojo, Palestino Carrera, Apolinar García, Flora Isela Miranda Leal y Rosa Inés López Castro , a quienes consideró “traidores” a los principios de Morena, cuando lo único que hicieron fue votar en contra de lo que ellos consideran incorrecto, que al final recibieron más simpatías sobre todo de las cientos de organizaciones locales, estatales, nacionales e internacionales que están a favor de la familia tradicional, hombre y mujer.

Después de eso, se le fue a la yugular a la Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso del Estado, la diputada Angélica Díaz Quiñónez, por votar en contra del matrimonio igualitario.

Para ello, uso a la comunidad LGBT y apoyándose en otra de las esbirros locales de Rocha, la diputada Yeraldine Bonilla, otra improductiva que ni es su colonia la conocen, para iniciar un linchamiento político en contra de Díaz Quiñónes.

Bonilla, bajo las ordenes de Villegas, solicitó la separación de la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos a la diputada Angélica, e incluso anunció una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos respaldada según ella por la comunidad LGBT, para que así fuera.

Y precisamente porque las decisiones del grupo “Rochista”, ahora para perjudicar a sus adversarios políticos, las ejecutan sin el sentido de la razón, menos con inteligencia, fue el propio Presidente de la CEDH, José Carlos Álvarez Ortega, quien señaló que esta queja, no procedería, porque la Constitución es clara y protege a cada diputado de tener libertad y votar a favor o en contra de lo que ellos consideren es lo mejor.

Al respecto, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos en el Congreso, enfatizó que su voto fue congruente ante el derecho que la protege la Constitución federal y estatal, en los artículos 24 y 33 respectivamente, mismos que señalan que todos los mexicanos tiene el derecho a la libertad de convicciones éticas y de conciencia, y en el segundo, que los diputados son inviolables por las opiniones que manifiesten en el desempeño de sus funciones”.

“Con respecto a la denuncia que amenazan interponer ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, sólo puedo decir que están en su derecho, como yo estoy en el mío de denunciarlos por violencia política. No tienen ningún sustento, pues nunca he hecho ninguna declaración homofóbica, siempre los he respetado, he respetado sus derechos, y como prueba es la participación que tuve en foros y conferencias de ambas partes; tanto de la comunidad Lesbico Gay como de los interreligiosos, mismos que tenían como objetivo que nuestro voto fuera analizado y como tal, fue el resultado de dicha discusión del dictamen”.

Violencia política, a la que se ha tenido que enfrentar la única diputada del PAS, por parte de la legisladora federal Merary Villegas y de una parte de esta comunidad LGBT movida por ella misma.

Para los sinaloenses, los culiacanenses que confiaban en que la pasante de enfermera, Merary Villegas, daría todo su empeño y esfuerzo, al recibir por “regalo” de mayoría relativa, una oportunidad de llegar a la Cámara de Diputados, hoy prevalece la gran decepción, ya que en diez meses, solo se ha dedicado a cobrar su sueldo y servir como leal soldado de guerra, a un personaje peor siniestro que ella, el Senador Rubén Rocha Moya.

Back to top button