Columna de Opinión

Escrito por Oswaldo Villaseñor Pacheco

Gobierno: Visión social VS visión empresarial.

En su pasada visita a Sinaloa y concretamente a Los Mochis del Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza anunció una inversión de poco más de 2 mil millones de pesos para el Estado.
Después de inaugurar el nuevo puente trébol de acceso a la ciudad, el gobernador Quirino Ordaz le ofreció una comida casi privada en el restaurant Ohuira Bay, ubicado en lo alto de un cerro en Topolobampo y por lo tanto con una hermosa vista de la bahía de Ohuira. La vista es maravillosa.

Aun así, muchos se preguntaban porque el gobernador se llevó al Secretario de Comunicaciones y Transportes hasta allá, cuando en la ciudad hay muchos restaurantes donde se come delicioso.
Luego se supo que la comida allá, en el restaurant propiedad del dos veces diputado federal Rubén Félix Hays, tenía un doble motivo.
El primero fue que el Secretario Ruiz Esparza viera las malas condiciones en que se encuentra la autopista Los Mochis-Topo para lo cual en público ya le había solicitado apoyo y este había dicho que se vería la forma de otorgarlo porque la carretera es estatal y no federal.

Pero luego se supo, que el verdadero interés del gobernador, fue que Ruiz Esparza viera el crecimiento que experimenta Topo, su potencial de crecimiento y de paso exponer su petición mayor.
Cuentan que ahí en lo cortito, el gobernador Quirino le dijo al Secretario de Comunicaciones. “Te imaginas el detonante económico que se vendría para esta región del país, si se termina de construir la carretera Topolobampo-Chihuahua y que ya está prácticamente al más del 80 por ciento construida.

No puede ser posible que este gran mercado y flujo comercial se pierda por la carencia de un puente que hace falta para unir la carretera que ya llegó hasta los límites de los dos estados, dicen que le comentó Quirino.
El puente cuesta según se ha dicho, 700 millones de pesos y Sinaloa se compromete a pagar la mitad, osea 350 millones de pesos. La otra mitad que la ponga la SCT. Hasta ahí, se dice, fue la petición del gobernador Quirino.
Cuentan que Ruiz Esparza sonrió y se asombró por la decisión mostrada por el gobernador Quirino Ordaz y se comprometió a revisar los flujos de recursos para iniciarla este año o bien el próximo.

Desde luego para ese momento y en la inversión de los 2 mil millones a invertir por la SCT en Sinaloa ya se tenía amarrado el arranque de la carretera Badiraguato, Sinaloa-Parral Chihuahua y la Culiacán, Sinaloa- Tamazula, Durango. Las tres consideradas proyectos estratégicos y dos de ellas –las últimas- ya puestas en marcha.
Así, a partir de la defensa e impulso de estos tres proyectos estratégicos y el tipo de proyectos que se hicieron en la administración anterior donde se le apostó a las obras de relumbrón pero sin mucha utilidad social, es cuando vale la pena contrastar la visión social contra la visión empresarial del gobierno.

1.-Siempre lo hemos dicho y señalado. El gobierno perdió la ruta o brújula cuando sustituyó la visión social por la visión empresarial. O sea cuando dejó de ser el negocio de todos para convertirse en el mayor negocio de unos cuantos.

2.-Los gobernantes, muchos de ellos, han sido los funcionarios encargados de ejercer el presupuesto, pero a la vez, fueron los empresarios que hacían las obras, los proveedores de insumos, los prestadores de servicios etc. En pocas palabras, fueron quienes se quedaron con los recursos públicos.
Así hicieron negocios personales, pero no fueron detonantes del desarrollo colectivo que es la responsabilidad del gobierno.

3.-Hoy en día, por eso llama la atención el rumbo que toma el gobierno de Quirino Ordaz al impulsar tres obras estratégicas para promover el desarrollo de Sinaloa.
3.-La primera de ellas, es el inicio de la construcción de la carretera Badiraguato Sinaloa- Parral Chihuahua, banderazo que ya se dio hace apenas unos cuantos días atrás.

4.-Esta carretera que acariciaron ampliamente varios gobernadores en turno, desde Francisco Labastida, si no es que más atrás, y que alcanzó Quirino Ordaz, sin lugar a dudas, fomentará el intercambio comercial entre ambas entidades y de paso romperá parte de la zona impenetrable del triángulo dorado.
Esta importante obra estratégica para el intercambio comercial ya está puesta en marcha.

5.-Solo basta ver que es Mazatlán después de la carretera Mazatlán-Durango y que era antes para darse cuenta del cambio que puede experimentar Sinaloa cuando tenga comunicación terrestre con Chihuahua.

6.-La segunda obra estratégica la inició el pasado viernes con el banderazo de la construcción de la carretera que conectará a Culiacán, Sinaloa con Tamazula, Durango y en la cual estuvieron presentes los gobernadores de ambas entidades.

7.-Esta importante obra carretera permitirá incrementar el intercambio comercial entre ambas entidades y de paso también romperá una zona importante de influencia del narco.

8.-La tercera obra aún está en espera, pero planteada ante la SCT y a punto de autorizarse.
Unir a Topo con Chihuahua sin lugar a dudas es estratégico por donde se le mire.

9.-Y es aquí donde empiezan las comparaciones odiosas pero necesarias.
¿Qué le dejó a Sinaloa la construcción de un Teatro en Los Mochis y los CUM de Mazatlán y Los Mochis más allá de aumentar la plusvalía de terrenos que se dice son propiedad de amigos del ex gobernador Malova?.

10.-En estas tres obras impulsadas por la administración anterior se invirtieron según las cifras oficiales, poco más de 1 mil 100 millones de pesos.
O sea mucho más de recursos que los que invertirá en forma directa el Estado en los tres proyectos estratégicos de comunicación que impulsa el actual gobierno.

11.-En los actuales proyectos pudiéramos decir, se encuentra presente la visión social y en los segundos la visión empresarial. Esa es la diferencia de fondo.
Pero en fin, la mejor respuesta, la tiene la sociedad. Que sea pues, la sociedad quien juzgue.
Habrá que estar pendientes.
PASO A PASITO.-El próximo martes, los secretarios de Educación y Finanzas del gobierno del Estado, comparecerán ante diputados locales para que expliquen porque pretender recortar el programa de uniformes y útiles escolares, cuando se dice que existen 280 mdp etiquetados.

Una cosa es contemplar esos 280 mdp en el presupuesto y otra es etiquetarlos. Mochar los recursos o no gastarlos en el fin determinado implicaría una desviación de recursos y eso es sancionatorio.
Veremos pues.
OTRO PASITO.-Muchas expectativa a despertado en Los Mochis la próxima presentación del libro que sobre Juan S Millán escribió Arturo Santa María.

Back to top button