Deportes

Fallece el cronista deportivo Don Héctor Islas López

Don Héctor Islas López poseyó un estilo inigualable para la crónica Deportiva.

*Luchaba en conocido nosocomio de esta ciudad con problemas de salud que lo aquejaban desde hace tiempo.

Los Mochis, Sin., 08 de Julio de 2020 (Checo Álvarez Muñiz).- Víctima de las complicaciones de salud, propias de la edad, que lo aquejaban desde hacía tiempo, la noche de este miércoles falleció en conocido nosocomio de esta ciudad el decano de la crónica deportiva, Don Héctor Islas López.

Islas López mantuvo un estilo inigualable y al lado del extinto Cronista Deportivo Don Octavio Ibarra Cota (Q.E.P.D.) conformó una de las mejores duplas, si no es que la mejor de la narrativa en territorio nacional.

El béisbol lo dimensionaban de en otra magnitud, siempre trabajando en radio, ambos personajes nos trasladaban a escenario donde los Cañeros de Los Mochis vivían y libraban noche tras noche gestas ante sus rivales de la Liga Mexicana del Pacífico. Su sello y narrativa no nos dejaba lugar a dudas de lo que acontecía, siempre ponderando una pasión y un sello muy propio para narrar los juegos, lo que nos mantuvo pegados a la radio.

Héctor Islas López estudió la carrera de locución a la ciudad de México, apoyando por sus padres, Julio Islas Heredia y Rosario Clementita López, a quienes convenció por la pasión que sentía por el rey de los deportes y la profesión de ser un cronista deportivo.

Nació 27 de diciembre de 1938 y desde que tuvo uso de razón le gustó el béisbol, por ello al decidir partir a México el 9 de diciembre de 1957 y estudiar la carrera de comentarista deportivo en la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, buscaba abrir brecha en esta difícil profesión. Así desde 1956 se podía contar con la figura de Don Héctor Islas López, quien fue contratado por la única emisora de radio existente en la ciudad de Los Mochis, pero hasta que y terminó sus estudios y se vino de nuevo a radicar a Los Mochis, donde inició su carrera.

En la mente de quienes lo conocieron muy de cerca quedará grabado aquel 7 de octubre de 1970, cuando en un juego de Los Cañeros en contra de Algodoneros de Guasave, terminaba la era de la Liga Invernal Sonora-Sinaloa para darle vida a la Liga Mexicana del Pacífico. En esa fecha y ese memorable juego, se le dio la oportunidad de narrar juegos al lado del otro inmortal, Don Octavio Ibarra Cota, con quien nació una comunión narrativa que duró 31 largos años, hasta que falleció Ibarra Cota.

En vida siempre reconoció que el gusto por la locución le vino al escuchar al cronista de Grandes Ligas, Agustín de Valdez, quien también surgió de la Liga de la Costa del Pacífico.

Dentro de sus crónicas se cuentan decenas entre juegos de Series Mundiales de Beisbol, escribiendo sus notas en periódicos, así como Series del Caribe. Además, ampliamente reconocido en ligas regionales como la Clemente Grijalva Cota, donde también imprimió su sello narrativo.

La radio lo sedujo, el escribir los juegos lo cautivo, sin duda, además de haber tenido también participación en Televisión, dejando un gran legado. Pero sobre todas las cosas le dejó una familia, la cual conformó con su esposa Concepción Valenzuela, complementada con sus hijos Julio Arturo, Jorge Heriberto, José Alfredo y Héctor Islas Valenzuela.

Back to top button
Close