Sin categoría

Revisar el sistema de pensiones, fortalecer el concepto salarial y transparentar el STASE, compromisos de Juan Ramón Manjarrez Félix

CULIACÁN, Sinaloa a abril de 2017.- “En los últimos diez años han petrificado –acusó Juan Ramón Manjarrez- las ideas, valores y voluntad de transformación en el STASE por una visión clientelar y corporativa que solo defiende intereses creados, enquistados en una dirigencia que no tiene nada que ofrecer sino reproducir los viejos modos de hacer y entender el sindicalismo, subordinado y entregado al patrón, incapacitado para defender con dignidad los intereses de los trabajadores y por eso no queremos más de lo mismo, luchamos porque aspiramos a un cambio”.
“Se requiere con urgencia un STASE eficaz, participativo y transparente para desterrar la corrupción, restaurar la auténtica vida sindical en defensa de los trabajadores burócratas, garantizar una vida digna del trabajador después de su jubilación y mejorar su situación actual en salario y prestaciones protegiendo todo lo que ampara a una persona de trabajo y su familia”, sostiene el candidato por la Planilla Verde a Secretario General del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Estado de Sinaloa (STASE), profesor Juan Ramón Manjarrez Félix
En las últimas semanas. Tras kilómetros recorridos, reuniones y encuentros celebrados con trabajadores a lo largo y ancho de todo el territorio geográfico del estado, Juan Ramón Manjarrez asegura que ha podido comprobar en todo Sinaloa lo que el STASE necesita: “Debemos entender el futuro y el futuro es hoy, las oportunidades se van y existe una necesidad de transformar el STASE para salir adelante con hechos reales, solamente con el voto verde podemos establecer caminos de desarrollo y proyectos en beneficio de los trabajadores, el resto es más de lo mismo”, advirtió.
“El nuevo STASE permitirá una mayor participación de la base trabajadora porque no se pueden tomar acuerdos a espaldas de sus agremiados como lo han estado haciendo sus últimos dirigentes: el uso de los recursos públicos, los convenios y gestiones deben ser transparentes, la transparencia es el único camino que genera confianza y es obligada en cualquier organismo que maneje recursos públicos o ejerza actos de autoridad, se debe publicar el qué y el porqué del quehacer sindical permitiendo la consulta y el escrutinio públicos de manera permanente”, advirtió.
“Todos en el STASE deberíamos tener voz y conocer sobre su marco normativo, legislación y reformas, estatutos y modificaciones, patrimonio, padrón, convenios y documentos laborales, altas y bajas, todos sus registros al día, sin embargo lo único que tenemos actualmente es opacidad y una predisposición patológica a ocultar información que debería estar actualizada y accesible. Esto lesiona a la organización sindical e inhibe el ejercicio de los derechos laborales”, lamentó.
“La planilla verde –en las elecciones del 5, 6 y 7 de abril de 2017- representa la única posibilidad de un STASE limpio, tenemos apoyo, equipo y un proyecto con compromisos claros, los trabajadores me apoyan, hemos compartido inquietudes e ideas de renovación para el sindicato, tengo un equipo fuerte que me acompaña en este reto para cumplir mis compromisos”, dijo.
El profesor Manjarrez habla con vehemencia de su proyecto para un STASE restaurado. El equipaje con el que ha viajado por todo Sinaloa está cargado de experiencia, energía y la ilusión de un sindicato que realmente atienda los intereses económicos y laborales de sus agremiados guardando un absoluto respeto al elemental derecho del trabajador a estar enterado y a exigir cuentas.
“Éste –subrayó- es un momento histórico para el STASE y nuestro proyecto significa un cambio profundo con el único propósito de recuperar el sindicato y convertirlo en una organización ágil, transparente y eficaz para el servicio y defensa de la base trabajadora”.
Puntualizó que la percepción social de la dirigencia del STASE ha empeorado en la última década debido a su actuación clandestina e ilícita en asuntos que han afectado los intereses de la base trabajadora, y el prestigio solamente se puede recuperar con atención, servicio y transparencia.
“Nuestra única misión –aseveró- debe ser defender los intereses de la clase trabajadora y solucionar sus problemas. Las propuestas deben debatirse y consensuarse con la base a través de asambleas y consultas democráticas”.
El profesor Juan Ramón Manjarrez Félix sostuvo que su compromiso es luchar para que se fortalezcan las pensiones y jubilaciones que reciben los trabajadores afiliados al STASE al referirse a la Ley del IPES, que tales son las siglas del cuestionado Instituto de Pensiones del Estado de Sinaloa.
“Es necesario legislar para revertir o reformar la Ley del IPES para defender los derechos de los trabajadores burócratas y asegurar que puedan aspirar a una vida digna después de su jubilación”, expresó.
“Mi compromiso es pugnar siempre para que el incremento salarial se vea reflejado en el Concepto 01 (Sueldo), hacer que las gestiones requeridas para que la Ley de Pensiones para el Estado de Sinaloa sea revertida o en su defecto, menos dañina en los tiempos para la jubilación e implementar el desarrollo de actividades sociales, culturales y deportivas, optimizando los recursos para ello”, dijo.
En la junta de Conciliación y Arbitraje de Sinaloa existe resistencia a brindar información como si fuera secreto de Estado lo cual es evidencia de vicios y complicidades con los grupos de poder en el STASE, lo cual afecta a sus 11 mil trabajadores. Se requiere fortalecer la libertad, la democracia y la autonomía sindical a través de la transparencia, única alternativa que genera confianza, apuntó. “Las relaciones –agregó- entre patrón, trabajadores y sindicato se fortalecen con transparencia”.
“Cualquier ciudadano, debería tener acceso a información relacionada con la toma de nota, padrón de afiliados y estatutos de su sindicato pero lamentablemente en el STASE no es así, por eso debemos recuperar nuestro sindicato”, dijo.
“Ya son muchos años de continuismo, la planilla verde somos la única opción auténtica para la defensa de la base trabajadora, alternancia sin alternativa es más de lo mismo, urge una visión abierta y pluralista en valores democráticos que atienda con pasión los intereses, aspiraciones, reclamos y demandas de sus integrantes”, afirmó.
“No se trata de cambiar un dirigente por otro porque son incapaces de hacer una mínima autocrítica de su práctica política sindical, lo que se ocupa es un relevo que recupere las tradiciones del sindicalismo auténtico. Los últimos diez años han degradado y denigrado al STASE como un instrumento de negociación en las alturas. La prioridad no debe ser mantener el poder a toda costa, sino impulsar una transformación para recuperar el espíritu de nuestra organización. El camino de la renovación democrática es la lucha por la defensa de sus agremiados y no por la defensa de los intereses creados”, acotó.
“La transparencia y restauración de la auténtica vida sindical en el STASE es inaplazable”, concluyó Juan Ramón Manjarrez Félix.

Back to top button