Noticias

SIN DERECHO A PENSIÓN, QUEDA ESPOSA DE MÉDICO QUE MURIÓ POR COVID-19

En un angosto callejón en una colonia en Texcoco aparece la imagen de la señora Fátima Amaya vestida de luto. Lleva de la mano a sus dos hijas vestidas de rosa. La más pequeña tiene apenas un año y hace poco tiempo comenzó a caminar, mientras la mayor tiene 3 y sabe que su padre murió.

Cuando su abuela le pregunta “dónde está tu papá”, responde: “Está en el cielo, trabajando con Dios”. El doctor Uriel Elías Guzmán falleció el 4 de mayo pasado y dejó a su viuda sin pensión y a sus pequeñas desprotegidas, pese a haber laborado desde 2011 para la Secretaría de Salud de la Ciudad de México.

En vida el señor Uriel se desempeñaba como médico legista en la alcaldía Miguel Hidalgo, donde atendía a alrededor de 40 usuarios al día, pero lo hacía sin protección adecuada: sin cubrebocas de uso médico ni insumos de calidad.

Sentada en la sala de su casa, la señora Fátima muestra una bolsa que le entregaron a su esposo una semana antes de morir y saca unas cuantas toallas, una bata amarilla delgada, guantes, un jabón y un frasquito de 100 mililitros de alcohol. Con esto tenía que protegerse un mes, dice la viuda.

“¿Con qué voy a mantener a las niñas? Sí tengo trabajo, pero qué hago con 3 mil pesos a la quincena”, cuenta desesperada mientras las niñas juegan con las fotos familiares con las que presentó a su esposo.
El doctor Uriel era la principal fuente de ingresos. Ahora ellas se quedan desprotegidas porque él era un trabajador con un contrato eventual y no de base.

“Por el tipo de contrato que tenía no hay derecho a pensión, no hay derecho a nada. Yo me quedé sin nada más que con una quincena que él me dejó… con lo poco que yo gano”.
Desde hace unas semanas el personal médico se ha organizado en un colectivo llamado S.O.S Héroes, porque hasta ahora 11 mil 394 se han contagiado y 149 fallecieron. Las familias de los trabajadores se están quedado desamparadas.

“Exigimos becas de estudio hasta la licenciatura para los hijos de los trabajadores que fallecieron a causa del covid-19, obviamente una pensión para la familia y una indemnización”, dice el médico Marco Antonio Romero. El colectivo denuncia que a los que trabajadores del sector salud que mueren no se les está considerando como un riesgo de trabajo, sino como una enfermedad general.

inf. MILENIO

Back to top button
Close